En la sociedad actual, ya no podemos hablar de los medios y tecnologías digitales como algo novedoso. Vivimos desde hace tiempo en la sociedad de la información, rodeados de herramientas digitales cada vez más integradas en nuestro día a día. Estas herramientas, además, con cada vez más impacto en nuestras relaciones sociales.

Pese a ello – o quizá debido a su implantación tan veloz – existe un riesgo de aislamiento social, debido a la dificultad de algunas personas para manejarse con estas nuevas tecnologías. Este es un problema real y muy serio, y desde diversas organizaciones y administraciones públicas se están tomando medidas encaminadas a la alfabetización informática de la población.

La alfabetización informática consiste en iniciativas llevadas a cabo para favorecer la inclusión social de las personas por medio de tecnologías de la información (TIC). No se trata sólo de aumentar la capacitación tecnológica de las personas, también se trata de aprovechar las oportunidades que estas tecnologías ofrecen para mejorar su calidad de vida y evitar su exclusión social.

Puede imaginarse este tipo de actuaciones como algo destinado únicamente a personas con un nivel económico bajo. En realidad, hay que observar esta situación, además de desde la perspectiva económica, desde una perspectiva psicológica, cultural… Después de todo, cualquier persona puede quedar “fuera de juego” sin al menos una formación mínima para manejar las tecnologías actuales.

Parece obligado pues que, desde las diversas administraciones, no se olvide ni se ignore a esa parte de la población que podría estar perdiendo oportunidades de inclusión social a causa de sus carencias formativas en el uso de las nuevas tecnologías. Algo que, desde mi punto de vista, sería algo completamente inaceptable.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *